jueves, 25 de abril de 2019

¿Cómo elegir el vestido de comunión perfecto?

Vestidos de Primera Comunión

Como pocas ocasiones en la vida de todo niño y niña, la Primera Comunión es un momento especial, que debe ser digno de recordar para siempre. Por eso, como padres es normal que nos preocupemos (y nos ocupemos) por hacer que este día sea increíble. Particularmente en las niñas, el motivo de mayor ilusión es el vestido.

La mayoría de las veces elegido con semanas, incluso meses de anticipación, esta prenda es fundamental para resaltar la importancia de la Primera Comunión, pues además del enorme simbolismo que envuelve a la ocasión, el vestido correcto hace sentir a nuestras niñas que son princesas dignas de un cuento de hadas; equiparable al sentimiento de una mujer adulta con su vestido de novia.  

Recuerda que el sentido de la Primera Comunión es la celebración religiosa en la que los niños reciben la Sagrada Eucaristía; es decir, se recibe el cuerpo y la sangre de Cristo por primera vez, haciéndose así el comulgante partícipe activo en la vida de la comunidad católica. Se trata de un evento de gran importancia que generalmente se celebra con fiestas y regalos, y es ocasión de reunión de la familia completa.

Normalmente la ceremonia de Primera Comunión se lleva a cabo entre los siete y los catorce años de edad, tiempo en el que se cree que las personas son capaces de entender que ahora están listos para recibir a Jesús en sus vidas, y dispuestos a seguir las enseñanzas de la Iglesia. 

Es por todo esto que la elección del vestido de comunión es crucial. Como sabemos, la ceremonia de Primera Comunión suele tener un código de vestimenta estricto, que debemos cumplir para no alterar el simbolismo de ese día tan importante. Para ayudarte a que la princesa de casa tenga el vestido de sus sueños sin romper con el protocolo, te dejamos algunos consejos: 

  • Simplicidad: Elige un atuendo y accesorios simples y adecuados a la edad de tu hija. Su tierna edad es suficiente para hacerla lucir encantadora, no te esmeres en hacerla ver agrandada. Además, los artículos demasiado pesados o estrafalarios pueden distraerla durante la ceremonia. ¡Evítalos! 
  • No se permiten artículos de ropa casual, como camisetas o jeans (a menos que la Iglesia mencione claramente que se permite un atuendo casual)
  • Respeta la tradición del color: Un vestido de Primera Comunión ideal es de color blanco o marfil, con mangas y cortes o patrones simples. El largo llega debajo de la rodilla.
  • Cuidado con el calzado: Olvídate de los tacones o zapatillas inadecuadas para la edad de tu pequeña. Zapatos de pisos en color claro o cualquier zapato formal sin tacones armonizarán con el concepto de comodidad y vestimenta acorde a la edad de tu princesa.  
  • Velo o adorno en la cabeza: ¡Están permitidos! Pueden llevar un velo en la cabeza, sostenido por alguna diadema, pasador o corona de flores. Este detalle pequeño y simple, pero muy lucidor, resaltará el porte y frescura de la comulgante.
  • ¡Evita el maquillaje! Normalmente, en su Primera Comunión las niñas lucen vestidos de color blanco o claro, con un tocado con velo y zapatos a juego. Sin embargo, en su afán por resaltar su belleza, a veces los padres convierten a las niñas en “mini novias”, con vestidos espectaculares, largos velos y onerosos modelos de calzado. Recuerda que, además de que la inocencia y la ternura de la edad son suficientes.

Conoce los mejores  Vestidos de Primera Comunión


Vestidos de Primera Comunión


No hay comentarios.:

Publicar un comentario