martes, 17 de septiembre de 2019

La tradición de la Primera Comunión en México

La tradición de la Primera Comunión en México

Casi a la par del Bautizo (Que representa la bienvenida de un nuevo miembro, presentado por sus padres ante la comunidad católica) la Primera Comunión es una de las ceremonias más importantes de quienes profesan esta fe, y que a la vez representa un evento inolvidable en la vida del niño o niña comulgantes. 

La ocasión en la que por primera vez se recibe el cuerpo de Cristo es motivo de alegría y admiración para familiares y amigos de quienes la viven. 

Es por eso que, particularmente en México, uno de los países más feligreses del mundo, las primeras comuniones son motivo de concurridos banquetes a los que la orgullosa familia del festejado invita a sus seres más queridos.

Debido a que la mayoría de las veces la Primera Comunión ocurre durante las mañanas, estas fiestas suelen servirse a la hora del desayuno. 

Aunque cada país y población tiene distintas costumbres, existen elementos imprescindibles que distinguen a los mexicanos a la hora de consentir a quienes se convierten en nuevos miembros activos del catolicismo:
• Banquete: Como hemos dicho anteriormente, es a la hora del desayuno cuando las familias se reúnen en torno a la mesa para celebrar al comulgante. En nuestro país, es tradición servir tamales (tanto salados como dulces) acompañados de atole o champurrado. Ambos elementos, además de formar parte de nuestras más arraigadas costumbres culinarias, son herencia de nuestros pueblos indígenas. Por otra parte, es cada vez más común que la variedad de platillos incluya diferentes guisos, café, jugos naturales e incluso panqueques y frutas. 

• Regalos: Aunque juguetes y electrónicos son un buen detalle para todo niño de la actualidad, la fiesta de Primera Comunión puede aprovecharse para entregar obsequios que fomenten la fe y crecimiento espiritual del menor. Por ejemplo, una biblia, un rosario, un misal o literatura religiosa acrecentarán su interés por seguir participando en la comunidad católica. 

• Fotografías: Se trata de una ocasión especial que merece preservarse en el tiempo. Retratos individuales, fotos familiares y fotos con los acompañantes serán en el futuro los recuerdos que les hagan volver a vivir este acercamiento a la fe.

• Conserva su atuendo: Para niñas y niños su vestimenta de Primera Comunión será siempre especial. Tanto el vestido y velo como el pequeño smoking y accesorios serán motivo de añoranza y un gran recordatorio de su momento especial en el futuro. Adquiere los de mejor calidad y asegúrate de conservarlos de manera adecuada; con esto dejarás abierta la posibilidad de que se conviertan en una herencia para los nuevos miembros de la familia en el futuro.

Consigue el atuendo que necesitas para ese día especial visitando la tienda en linea creacionesruvilen.com


No hay comentarios.:

Publicar un comentario