lunes, 26 de octubre de 2020

La navidad y su significado

 



Cuanto más se acerca el fin de año, más nos entusiasma pensar en los convivios, regalos, bonos salariales y cómo no, la deliciosa comida de las festividades decembrinas. 

Sin embargo, muchas veces se nos olvida que las fiestas de diciembre, además de ser un mes que lleva consigo un cálido ambiente de unión fraternal, tienen un significado aún más maravilloso: la conmemoración del nacimiento del hijo de Dios.

A pesar de la tendencia al consumismo que mantienen las personas en el mundo en torno a esta celebración, es importante mantenerse enfocado en lo que realmente significa lo que celebramos y en el por qué lo hacemos. 

La celebración de la Navidad, como su origen etimológico del latín tardío Nativitas-atis lo indica, significa nacimiento. Al celebrar la Navidad, estamos celebrando el nacimiento de Jesús, el Hijo único de Dios, y por eso, la fiesta navideña no consiste solamente en la bebida, comida y música que forman parte de una fiesta común, sino en alegrarnos por la llegada de nuestra salvación hecha carne.

Vista desde esta perspectiva, la Navidad puede significar una fiesta de cumpleaños, en la que no sólo celebramos la llegada de un nuevo ser a este mundo, sino nuestra propia posibilidad de alcanzar la vida eterna en el reino de los cielos. 

Por lo tanto, para la comunidad católico-cristiana festejar la navidad no es un sinónimo de opción, sino un deber u obligación, así como motivo de alegría.

¿Qué debo saber para comprender mejor el significado de la Navidad? 

La navidad es sin duda un tiempo de esperanza. Cuando Jesús llegó a la Tierra, trajo consigo salvación y amor al mundo, para que todo aquel que creyera en Él tuviera vida eterna.

Contrario a las creencias populares, y aunque muchas de las reuniones para conmemorar este hecho se llevan a cabo durante la noche del 24 de diciembre, la navidad no se celebra ese día, sino hasta el 25. Un día antes de la navidad, en la nochebuena, se termina lo que conocemos como el tiempo de adviento, el cual es un período de preparación para recibir al niño Jesús. 

A pesar de que su llegada al mundo ocurrió hace ya 2020 años, no podemos dejar de mencionar que Jesucristo marcó un antes y después histórico, y que hasta el día de hoy nuestros tiempos se rigen por su nacimiento.

Por eso, es importante que el significado verdadero de la Navidad viva y se mantenga en nuestros corazones; pero no la Navidad de un Santa Claus con duendes en la que los protagonistas son múltiples regalos materiales, sino una Navidad en la que el único regalo, sea un corazón sincero y dispuesto a compartir, sentir compasión y perdonar, el niño Jesús no necesita más.

Esto nos permitirá disfrutar aún más del resto de las cosas, de los placeres gastronómicos, la música, el baile y el intercambio de obsequios, pues sabremos dónde radica la verdadera esencia de la celebración, y viviremos la alegría de compartirla con quienes están alrededor. 

Consigue el atuendo que necesitas para ese día especial visitando la tienda en línea, tenemos ropones de bautizo, accesorios y mucho más. creacionesruvilen.com.

             

No hay comentarios.:

Publicar un comentario