La mesa de estación. Pedagogía Waldorf

 



Durante la infancia y por naturaleza, todas las personas poseemos un hambre increíble de conocer el mundo y cada uno de sus componentes. A medida que pasa el tiempo y de acuerdo con cada etapa y edad, desarrollamos una increíble fascinación por el medio ambiente, los animales, la fauna, los ecosistemas... Y al mismo tiempo que los niños crecen y descubren el mundo se plantean nuevos cuestionamientos y surgen distintas dudas sobre cómo funciona realmente la naturaleza y qué es lo que existe más allá de lo que, hasta hoy, conocen sus ojos.

Como padres, es común que busquemos dar explicaciones con palabras sencillas o bien, que se adapten a la edad y el vocabulario del pequeño, dejando de lado discursos científicos, pesados o muy detallados que consideramos, sólo lo confundirán; sin embargo, nos olvidamos de que los niños, precisamente en la etapa preescolar, suelen ser distraídos y olvidadizos con las palabras. 

Para lograr un entendimiento considerablemente más completo, es necesario mostrarle con diversos ejemplos; además de palabras o conceptos, lo que se pretende enseñar. Si te resulta difícil mostrarle a tu pequeño lo grandiosa que es la naturaleza sin emplear palabras complejas para su edad, quizás la siguiente idea puede funcionarte.

¿Has considerado echar mano de una mesa de estación?. Las mesas de estación tienen su origen en la pedagogía de Waldorf. Se trata de un método de educación que se aleja de lo tradicionalmente conocido dentro del ámbito escolar, su principal objetivo se encuentra en el enfoque directo con el niño y sus ritmos de aprendizaje, donde los trabajos manipulativos y artísticos son la clave.

Las mesas de estación proporcionan (además de un nuevo y valioso aprendizaje) seguridad y conocimiento al niño, pues muestran ejemplos prácticos con materiales que son fáciles de relacionar a las diferentes estaciones climatológicas del año, como la primavera, otoño, verano e invierno. Adoptar esta forma de educación práctica, además, puede ayudar a fomentar el incremento del potencial creativo de tu pequeño, estimulando su imaginación y el reconocimiento de formas.

Lo único que necesitas es contar con un rincón disponible en casa, que pueda ser utilizado exclusivamente para la mesa de estación. En ella, reunirás todos los materiales que hayas recolectado para representar una estación en específico, sin importar cuál sea. Como recomendación, puede ser la estación en curso la que decidas representar por primera vez.

Además de colores característicos, algunos elementos naturales y figuras representativas como flores y conejos en el caso de la primavera, hojas secas para el otoño, copos de nieve en invierno y soles en verano serán de suma utilidad para representar la idea de una manera más clara. Algunos juegos y dinámicas pequeñas también pueden servir para interactuar con ayuda de la mesa.

Poner en práctica este divertido spot de creatividad para tu pequeño es más sencillo de lo que piensas, y sus resultados valdrán por completo cada esfuerzo y detalle que plasmes en los elementos disponibles. ¡Compruébalo!  


Consigue el atuendo que necesitas para ese día especial visitando la tienda en linea, tenemos ropones de bautizo, accesorios y mucho más. creacionesruvilen.com

                  

Comentarios

Entradas populares