lunes, 15 de junio de 2020

¿Cómo será la nueva normalidad de los eventos religiosos post Covid-19?



Millones de personas alrededor del mundo estamos experimentando cambios que son drásticos e inesperados. La aparición y rápida propagación del COVID-19 ha ocasionado que, con la intención de cuidar la salud e integridad de todos, las autoridades sanitarias prohíban las reuniones en grupos de más de 10 personas, y promuevan el ya famoso “quédate en casa”.

La Semana Santa 2020 representó para cientos de miles de católicos una gran prueba de fuego, pues mientras que su deseo era participar de las celebraciones y ritos de los días más grandes del año litúrgico, la iglesia y los eventos religiosos no quedaron exentos de las restricciones de congregación, para frenar los contagios del nuevo virus.

Probablemente, en el futuro recordaremos esta Semana Santa como la pauta que marcará un antes y un después para la celebración de eventos religiosos, pues aunque el período de aislamiento no durará por siempre, la entrada a la que se ha denominado como la nueva normalidad desde ahora nos está exigiendo una serie de cambios y adecuaciones que deberán adoptarse de manera permanente, entre ellos, la reducción del número de personas que se reúnen en un mismo lugar.

Como alternativa, muchas de las conmemoraciones, misas y servicios religiosos se están llevando a cabo a puerta cerrada; es decir, con la participación únicamente de las personas indispensables para su desarrollo, y para su transmisión vía internet a través de las principales redes sociales, para obtener el mayor alcance posible y que todos los interesados puedan unirse y formar parte de la ceremonia.

Incluso, algunos de los eventos más importantes son transmitidos a través de canales de televisión, como una manera más de asegurar que los fieles practiquen el distanciamiento social y se mantengan a salvo. 

En el futuro, la programación de un mayor número de horarios para celebrar las ceremonias y eventos religiosos, la ampliación de los espacios para que las personas puedan conservar su distancia al interior, además de la continuidad de las transmisiones vía web y televisiva, se prevén como las mejores alternativas para prevenir nuevos brotes de COVID-19 y de otras enfermedades. 

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido a los líderes religiosos y espirituales como fuente de apoyo, consuelo y asesoramiento para las comunidades a las que sirven, por lo que su intervención es clave para difundir información confiable, y principalmente, para salvar vidas.

Es por todo esto que como fieles, lo mejor que podemos hacer es seguir al pie de la letra las recomendaciones de limpieza, seguridad e higiene, las formas de proceder dictadas por quienes administran el templo al que solemos acudir, así como permanecer a la expectativa y bien informados sobre la evolución de la pandemia en el futuro.

Consigue el atuendo que necesitas para ese día especial visitando la tienda en linea, tenemos ropones de bautizo, accesorios y mucho más. creacionesruvilen.com


No hay comentarios.:

Publicar un comentario